Agua del grifo

Sedimentos, Corrosión & Partículas en suspensión

El largo recorrido de nuestra agua del grifo

Las compañías locales de suministro de agua realizan un gran esfuerzo para suministrar agua potable en perfectas condiciones a todos los hogares. En este contexto se aplican estrictos valores límite y la alta calidad del agua queda garantizada gracias a los controles constantes. No obstante, según la normativa aplicable al agua potable, cada propietario de un inmueble es responsable de asegurar un nivel de higiene sufi ciente de las tuberías conectadas al contador.

En una casa unifamiliar convencional hay tendidos habitualmente más de 100 metros de tuberías. Esta es una distancia muy larga que debe recorrer el agua hasta el grifo. En su camino se ve expuesta a numerosas interacciones entre presión, agua y materias primas, y precisamente esto es lo que puede perjudicar el disfrute, la salud y la calidad de vida. Si el agua permanece en las tuberías durante mucho tiempo, por ejemplo durante la noche, surge adicionalmente la problemática del agua estancada cargada de información negativa, cuyo consumo está altamente desaconsejado por ejemplo por el Ministerio de Medio Ambiente (Bundesumweltamt).